EL JUEGO DE LA CULPA

Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. GÉNESIS 3.12

Cuando las cosas van mal la tendencia natural es buscar un culpable. Sacudirnos la responsabilidad y lanzar a otro la pelota del fallo. En este tema, puedes ir para atrás hasta llegar al mismo jardín del Edén.

Cuando Dios le pregunta a Adán que había hecho, este culpa a Eva. Cuando Dios le pregunta a Eva, ella culpa a la serpiente. O sea la culpa no cae sola al piso. Lo mismo ocurre en la actualidad.

La próxima vez que fracases, piensa por qué fallaste en vez de preguntar de quién fue la falta. Trata de considerar todo objetivamente y así poder hacerlo mejor la próxima vez.

Hazte las siguientes preguntas:

•¿Qué lecciones he aprendido?

•¿Cómo puedo convertir el fracaso en éxito?

•¿Dónde tuve éxito y dónde fracasé?

La persona que culpa a otros por sus fracasos nunca los vence. Van de problema en problema, y como resultado, nunca logran el éxito. Para alcanzar tu potencial, tú debes mejorar continuamente, y no puedes hacerlo si no asumes la responsabilidad por tus acciones y aprendes de tus errores.

Señor dame la humildad y actitud de mirarme primero y verme en mis fallas. Perdóname por lanzar mis pecados y actos fallidos sobre otros. Escudriñame Señor y hazme reflexionar en la raíz de mis fallas para revertirlos en crecimiento. Dame la madurez para asumir mis cambios en fe y ser una persona que asume responsabilidad por sus errores, pecados y faltas.

El mapa para alcanzar el éxito

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: