Por gracia somos perdonados/as:

  1. Qué es la justificación por la gracia de Dios?
Photo by S Migaj on Pexels.com
  1. La forma de gracia con la cual estamos más familiarizados y quiero poner más énfasis hoy es la que Wesley llama la gracia justificadora.
  2. La Biblia nos dice en Romanos 3:23 “pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios”. Por más que tratemos, no podemos ser suficientemente buenos. Necesitamos que Dios haga las cosas bien entre nosotros, para justificarnos.
  3. En su sermón titulado La Escritura, Camino de Salvación, John Wesley escribió que “Justificación es otra palabra para perdón”; “Es el perdón de todos nuestros pecados y con todo lo que ello implica, nuestra aceptación por Dios.”
  4. En su sermón Justificación por Fe, Wesley escribió lo siguiente: “Justificación por la fe implica, no sólo la divina evidencia o convicción de que ‘Dios fue Cristo, reconciliando el mundo en él mismo’, sino la certeza y confianza de que Cristo murió por mis pecados; que me amó tanto que dio su vida por mí. Así es que siempre un pecador que cree…Dios justifica al impío.”
  5. Wesley asocia este momento de nuestro desarrollo espiritual con una puerta. En el momento de la justificación, cruzamos el umbral de la incredulidad a la creencia, lo cual, sin embargo, no es por nuestro propio esfuerzo.   
  6. La enseñanza simple y clara de las Sagradas Escri­turas respecto a la justificación, es el perdón, la remisión de los pecados. Es ese acto de Dios el Padre quien, por medio de la propiciación hecha por la sangre de su Hijo, manifestó su justicia, “atento a haber pasado por alto los pecados pasados.”
  • Romanos 5:1-5
  • ¨Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado¨.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: