NO TENGAN MIEDO

En esa misma región había unos pastores que pasaban la noche en el campo,
turnándose para cuidar sus rebaños. Sucedió que un ángel del Señor se les apareció.
La gloria del Señor los envolvió en su luz, y se llenaron de temor.
Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo». Miren que les traigo buenas noticias que serán
motivo de mucha alegría para todo el pueblo.
Lucas 2:8-11

¿Cuál es la mejor noticia que ha escuchado o compartido con alguien?

Los pastores eran considerados como no bienvenidos en el antiguo Israel. Vivían en los campos, rodeados de ovejas, por lo que no querían tenerlos cerca. También se les consideraba ladrones debido a su estilo de vida transitorio. Pero fue a este grupo de personas a quienes los ángeles hicieron la primera proclamación del nacimiento de Jesús. Desde la perspectiva del mundo, los pastores no tenían motivos para estar alegres.

A veces creemos que está condicionado el mensaje solo para nosotros los “escogidos”, ¿Cómo recibiría este grupo de personas marginadas la buena nueva de la Gran Alegría?

¿Qué nos indica el anuncio del nacimiento de Jesús a este grupo sobre el Salvador que va a nacer?

Creo que indica su cuidado y paz. Pero el ángel les dijo: «No tengan miedo». (Lucas 2:10)

El año 2022 ciertamente nos ha traído a momentos de angustia. ¿Cómo ha crecido su confianza en Dios cuando ha dado un paso en la fe?


Los miedos son contextuales. Lo que causa que una persona tenga miedo puede no causar
miedo a otra persona. ¿Cómo ver una respuesta en la fe en otra persona le fortalece para superar un temor en su vida?

No temas. A lo largo de las Escrituras, cuando un ángel aparece, sus primeras palabras suelen ser, «!No temas!» Mientras que el miedo es una emoción dada por nuestro organismo y nos mantiene con vida en situaciones peligrosas, el miedo es a menudo paralizante. Diría que los pastores se paralizaron en el momento en que los ángeles aparecieron con la buena nueva. Sus miedos son ciertamente comprensibles. Mientras los ángeles tenían la buena nueva, los pastores no tenían forma de concebir este milagro que contemplaban.

Todas las personas tenemos dudas sobre la respuesta a la buena nueva, especialmente cuando nos coloca en una situación de temor. Pero es ahí donde debemos disponernos a salir con valentía y confiar en que cuando Dios habla, Dios provee.

Señor reprendemos los temores paralizantes en nuestra vida. Acudimos a ti para descansar en tus promesas de no temer al miedo nocturno, ni saeta que en el día. Guíanos con tu nube y columna de fuego. Llevo a ti cautivo todo temor, duda, pánico y ansiedad, descanso en tu paz y el buen anuncio de tu paz y buena voluntad para nosotros. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: