COMPARACIÓN

Cuando Pedro lo vio, le dijo a Jesús: «Señor, ¿qué hay de este hombre?» Jesús le dijo: «Si es mi voluntad que se quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? ¡Sígueme!» -Juan 21:21-22 NVI

A veces es fácil mirar a los demás y comparar nuestra situación con la de ellos. Con otros a nuestro alrededor podemos comparar salarios, tamaños de casas, la familia, cuerpos, el tipo de cabello, estilos de autos, y la lista continúa.

Podemos preguntarnos si estamos brindando todo lo que nuestros seres queridos necesitan o al menos tanto como los otros tienen para dar o ser como persona.

Podríamos decir: «Al menos soy mejor que esa persona» o «Si tan solo fuera tan bueno haciendo tal cosa como esa persona». Es un juego constante de comparación, y empezamos jóvenes en ese dilema de la comparación.

Cuando Jesús estaba hablando con Pedro sobre la vida, Pedro quería comparar su futuro con el de otro discípulo. Jesús básicamente dice: «No es asunto tuyo, Pedro. ¡Preocúpate de Pedro, de ti mismo! Tú sígueme».

Parece que la mejor cura para la comparación es simplemente volverse hacia Jesús y seguirlo. Piense en las comparaciones que podría estar haciendo en su propia vida, particularmente como padre o madre, esposo o esposa, pastor, lidere, emprendedor o empresario, etc . ¿Cómo puede volver su atención a Jesús?

Dios, ayúdame a seguirte y centrarme en ti. ¿Puedo convertirme en una mejor versión de mi? Enséñame a seguirte diariamente para reflejarte a ti en mi vida, lejos de la tentación de compararme con los demás. Amén

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: