EL ESPÍRITU SANTO

«Cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad. No hablará por su propia cuenta, sino que dirá que ha oído. Os hablará del futuro». -Juan 16:13 NTV

Buscar consejo sabio es una herramienta a nuestra disposición como vinos antes en otro devocional. Pero hay otro compañero en el que también podemos confiar: el Espíritu Santo.

Es importante y a veces desafiante cultivar una relación con nuestros socios terrenales; podríamos decir lo mismo de nuestra relación con el Espíritu Santo.

2 Corintios 13:14. Dice esta oración de Pablo para los miembros de la iglesia. “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén”. Esta es la plenitud de la Trinidad manifestada en expresiones intensas a nuestra disposición. La expresión más intensa de Dios podría ser Su Amor y la de Jesús es su Gracia salvadora; pero la del Espíritu Santo es su comunión.

A medida que profundices tu relación con Dios, experimentaras su amor de muchas formas, y estarás seguro de la Gracia justificadora limpiando tus pecados y perdonándote. Pero si queremos ser transformados y renovados, entonces te ánimo a cultivar una genuina relación con el Espíritu Santo. Ten la comunión y relación diaria con la tercera persona de la Trinidad y pide que también te llene continuamente del Espíritu Santo. Servirá como una especie de hoja de ruta para su vida de fe, así como para tu propósito en la aventura con El de vida.

Otro nombre para el Espíritu Santo es «Consejero». Tómese un tiempo ahora mismo para considerar a Dios como un consejero, uno que escucha y que consuela. ¿Qué necesitas para desahogarte? ¿Con qué luchas mientras tratas de ser padre, madre, esposa, esposo, líder o pastor? ¿En qué áreas necesita dirección, guía o consuelo?

Dios, entiendo que dedicar mi vida para conocerte es la mejor inversión de tiempo, recursos y energía. Permíteme Espíritu Santo. conocerte mas en tu fascinante personalidad, quiero tener una consiente comunión contigo diaria. Se que eres sensible y te entristezco a menudo. Jesús continúa llenándome con tu Espíritu Santo. Capacítame con poder para ser testigo fluyendo en los dones que me has dado como tú quisiste equiparme. Sigue ayudándome en mi debilidad, intercediendo por mi con gemidos indecibles. Enséñame y recuérdame tus estándares de vida de santidad, justicia y amor. Guíame hacia la verdad: la verdad de quién eres tú, la verdad de quién soy yo y la verdad de quiénes son mis ovejas, mis hijos, mis relaciones cercanas, etc. No permitas que sea sordo, sino mantenme seguro de mi salvación por el testimonio interno de tu Espíritu Santo de que soy un hijo de Dios. Amén

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: