BUSCA AYUDA SABIA

TEN CUIDADO DE DONDE OBTIENES UN CONSEJO

Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado. Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche. Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará. SALMOS 1.1-3

Este Salmo 1 contrasta al Justo y al Impío. Hombres, mujeres, líderes, tomen nota; porque la diferencia entre ambos parece ser de dónde obtienen su consejo.

Tengo una inclinación práctica a buscar ayuda y hablar con la persona idónea mis dudas, temores y batallas. Exponerme a la vulnerabilidad nunca me ha hecho menos sabio. Intento tener anclas a mi alrededor que me aporten dirección sabia, den palabras de ayuda y escuchen mi corazón para calibrar mi alma y espíritu. Muchas veces esos momentos han sido cruciales para tomas de decisiones y rodearme de estos ancianos de la fe ha sido un refrescar para seguir creciendo.

Quiero declararte crecimiento, que seas como un árbol frondoso junto a corrientes de agua. Para eso debemos discernir cuando nos estamos secando y apartando del propósito de Dios.

Observa cómo un mal paso de buscar ayuda o respuestas en el lugar, forma o con personas equivocadas puede desviarnos del curso por un círculo íntimo, voces equivocadas o una influencias negativas. La caída es consecuencia de que:

1. La persona empieza a aislarse y buscar el mal consejo. 2. El descuido interno llega y empieza a escuchar a las voces equivocadas. 3. El entorno no es adecuado y se junta con un círculo íntimo incorrecto.

Un sabio creyente medita en la Palabra de Dios de día y de noche. Nota los resultados de recibir consejo del círculo íntimo correcto: 1.Estabilidad 2.Un crecimiento interno sustancial. 3.Productividad y fruto. 4.Fuerza y durabilidad 5.Éxito de propósito

Para mi el éxito es conocer mi propósito en la vida, crecer hasta mi máximo potencial y sembrar semillas que beneficien a otros.

Señor permíteme mantenerme plantado junto a tus corrientes de frescas aguas y rodeado de los mejores manantiales de sabiduría. Dame de beber, necesito más de tu sabia dirección y permite que pueda sembrar semillas en los que me rodean de bendición. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: