UNA VIDA DE SACRIFICIO

«Nadie tiene mayor amor que este: dar la vida por sus amigos». -Juan 15:13

Como hombres, hemos escuchado tantas veces que ser «duro» o «fuerte» es como mantenerse firme, no dejar que nuestras emociones se apoderen de nosotros y tener un labio superior rígido.

Estas ideas fueron construidas por diferentes culturas con el tiempo, pero no son el camino de Jesús. Ser hombre, más aún, hombre de Dios, implica amor, sacrificio y amistad. Una mujer puede expresar su mejor amor con facilidad y potencial amistad como fortaleza.

Pero, también puede expresar su lado más duro, a veces marcada por el dolor o el rechazo al que ha sido expuestas en las relaciones; pero al final del día necesita una compañía que la aprecie con verdadera amistad.

Podríamos decir que el hombre más verdadero se reveló en la persona y el carácter de Jesús. Era un hombre que amaba profundamente a la gente. Los discípulos no eran solo sus seguidores o estudiantes; eran una familia con El. Estuvieron juntos durante casi tres años.

Debemos suponer que se hicieron amigos cercanos, y luego un día hizo el último sacrificio. Perdió a sus amigos, y ellos lo perdieron a él. Pero el sacrificio fue mucho mayor de lo que nadie se daría cuenta.

¿Cómo es el sacrificio para ti como padre de tus hijos, por tu esposa, por tu gente y comunidad? ¿Cómo puedes mostrar el amor verdadero hoy?

Tal vez parezca dejar de lado tus deseos para poder sentarte en el piso y jugar, o incluso tener una fiesta de té cuando parece la cosa menos «varonil» que puedes hacer con una hija. Compartir tu pan y tiempo con otros o servir a tus enemigos. Tomar el tiempo escaso que tienes para expresar gratitud a otros. Esperar por la esposa su tiempo sin fin de compras o probarse algunas prendas en la tienda. Tal vez sea algo mucho más grande y más complejo o algo simple pero es un sacrificio necesario.

¿Cómo puedes mostrar amor en esa situación donde tienes que sacrificar la amistad con el mundo, con las cosas o personas para formar nuevos hábitos saludables? ¿Cómo puedes sacrificar tomando consciencia de que amar lo correcto implica muchas veces rechazar situaciones que no te llevan a Dios?

Dios, gracias por hacer el máximo sacrificio por mí. Ayúdame a vivir una vida de sacrificio. Dame amor para dar a otros, desde los más cercanos a distantes; lleno de compasión y misericordia. Enséñame a priorizar la amistad y amor verdadero por encima de los falsos amigos y destructores de mis valores en este mundo. Amén

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: