El Cambio: Posicionándonos con la fe en Dios.

Photo by Alexas Fotos on Pexels.com

El viejo dicho decía que las únicas cosas seguras en la vida son la muerte y los impuestos. Esos dos permanecen constantes, al menos en la mayoría de los países, pero hay al menos otra certeza que todos debemos enfrentar: el cambio. Así como el sol saldrá por el este cada mañana, cada nuevo día traerá consigo cambios de algún tipo, nos guste o no.

La pandemia de COVID-19 trajo cambios monumentales, por supuesto. Y últimamente hemos escuchado que, junto con el virus que está regresando no deseado, trayendo consigo la amenaza de nuevas restricciones y regulaciones sociales, podrían estar acechando otros importantes desafíos de salud.

Pero las preocupaciones médicas y de salud no son las únicas causas de cambios masivos en nuestras vidas. La economía, tanto a nivel nacional como mundial, parece más volátil que nunca. Como resultado, la toma de decisiones tanto para los negocios como para nuestra vida personal y familia se vuelven más complejas. La tecnología es una fuente perpetua de cambio, que requiere que seamos flexibles y adaptables si queremos seguir navegando en este siglo XXI nos guste o no.

Entonces, ¿cómo vamos a responder? Me gusta el consejo del consultor de liderazgo y autor Tim Kight, quien dijo: “El cambio a menudo es inconveniente e incómodo, pero eso no lo convierte en una amenaza”. Los cambios nos dan la oportunidad de diferenciarnos. A la mayoría de la gente no le gusta el cambio, porque trae siempre algo de crisis, así que no seas como la mayoría de la gente. Anticipa la actitud flexible, intensifica y responde con disciplina a la oportunidad que presenta el cambio.

Esas son sabias palabras. Mientras que todos los demás parecen estar agonizando y resistiéndose al cambio, tenemos la opción de aceptarlo, posicionándonos de manera única como defensores del cambio. Es cierto que eso es mucho más fácil de decir que de poner en práctica. ¿Entonces cómo hacemos esto? La fe en Dios puede ser una gran ventaja para poder hacer eso. Considera algunas cosas que la Biblia nos dice acerca del cambio:

Dios no cambia. Al lidiar con las cambiantes corrientes de cambio, es útil encontrar una fuente de estabilidad, un ancla que nos impida ir a la deriva. Las Escrituras enseñan que Dios es el ancla, la única constante en un mundo en constante cambio. “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos” (Hebreos 13:8). “al único Dios nuestro Salvador sea gloria, majestad, dominio y autoridad por Jesucristo nuestro Señor antes de todos los tiempos, ahora y por toda la eternidad” (Judas 1:25).

El Dios inmutable sostiene el futuro siempre cambiante. ¿Te gustaría saber que cuando se producen cambios inesperados, incluso los no deseados, puedes confiar en que se ha determinado el resultado de esos cambios? La fe en Dios nos da esta seguridad. “‘Porque yo sé los planes que tengo para ti,’ declara el Señor, ‘planes para prosperarte y no para dañarte, planes para darte esperanza y un futuro’” (Jeremías 29:11). “Llámame y te responderé y te mostraré cosas grandes y ocultas que tú no conoces” (Jeremías 33:3).

Dios está siempre con nosotros. Al viajar por un territorio desconocido, siempre es útil tener un guía que conozca el camino para llegar a nuestro destino previsto. “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo, tu vara y tu cayado me consolarán” (Salmo 23:4). “Así que no temas, porque yo estoy contigo, no desmayes, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré, te sostendré con mi diestra justa” (Isaías 41:10).

Preguntas para Reflexión / Discusión

1. ¿Cuáles han sido los mayores cambios que has tenido que afrontar durante el último año?

2. ¿Cómo has enfrentado esos cambios? ¿Te causaron mucho estrés y ansiedad, o lo pudiste sobrellevar y abordar esos cambios con calma y de manera productiva? Explica tu respuesta.

3. ¿Por qué crees que tanta gente responde negativamente al cambio? ¿Qué tan difícil es responder al cambio de manera positiva, percibiéndolo como una oportunidad, cuando otros lo ven solo como un problema al que se debe resistir?

4. ¿Estás de acuerdo en que la fe y la confianza en Dios pueden marcar una diferencia significativa en la forma en que manejamos los cambios? ¿Por qué si o por qué no? Si estás de acuerdo, ¿cuáles son algunas formas prácticas en las que se puede poner en práctica esa fe?

NOTA: Si tienes una Biblia y te gustaría leer más, considera los siguientes pasajes: Salmo 37:3-7; Proverbios 3:5-6, 14:4, 16:4,9, 20:24; Eclesiastés 3:1-8; Juan 14:27

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: