La Vida es un Viaje

  1. El verdadero peregrino es el que tiene la actitud de perseverar.
  2. Jesús dijo: ´Si alguno pone la mano en el arado y mira atrás, no es apto para el Reino de Dios.
  3. Es muy interesante la expresión ´Tenían tiempo de volverse. No fueron llevados por la fuerza. Dios les dio tiempo hasta para volver atrás. Abraham tuvo más de cien años para ello.
  4. En el sentido espiritual, conocemos a muchos que empezaron a andar por los caminos del Señor y se quedaron atrás. El tiempo de vida cristiana que Dios nos concede es un gran privilegio para enriquecernos espiritualmente, pero también una oportunidad de probar nuestra fidelidad de no volver atrás.
  5. Recordad la pregunta de Jesús y la respuesta de Pedro (Juan 6:67-68). ¿Quieren irse ustedes también? Les dijo Jesús a sus discípulos. Pero Pedro respondió: ¨Señor a quién iremos? Tú tienes palabras de vida.
  6. ¨Dios nos libre de usar la oportunidad en este último sentido! ¿Por qué no se volvieron Abraham? Deseaban la mejor vida, la de prosperar y ser fiel en este camino de conquista.
  7. Deseaban algo mejor que sus tiendas de campaña y su condición errante eran las ciudades de Ur, Babilonia o Menfis; pero muchísimo mejor era la que ellos iban a fundar.
  8. Debemos honrar a Dios aquí en este punto del camino, donde Él es deshonrado por otros.
  9. Dios se complace en los que creen. ´Por lo cual no se avergüenza de llamarse su Dios.  Dios se siente honrado con nuestra fe, pues Él sabe que es difícil mantenerla en el imperio del desánimo y dificultades.

El Reto:  

  1. Quiero retarte a que desarrolles la fe madura, habrá sabotajes en contra de la esperanza y mantenida en circunstancias difíciles, más sirve para confundir al adversario.
  2. Dios sabe que las pruebas son nuestro honor y el suyo. Andemos, pues, los cristianos, como anduvo Abraham: Creyendo, saludando, confesando y viviendo en la tierra, con la vista fija en el horizonte aspirando a lo mejor.
  3. Quieran reconocerlo los incrédulos o no, somos viajeros a la Eternidad andando por uno u otro camino: El de la fe o el de la negación de su propósito eterno. No podemos quedarnos pararnos en el curso de la vida sin esta actitud de buscar a Dios, crecer en fe y confianza, perseverar en ella hasta el final.
  4. ¿Por qué no escoger el camino bueno? Puesto que hemos de ser peregrinos, seámoslo con y por Dios, en vez de viajeros a una eternidad de perdición sin Dios.
Photo by lalesh aldarwish on Pexels.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: