UN MANDAMIENTO NUEVO

Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. —Juan 13:34-35 RVR

Si el amor se convierte en nuestra postura predeterminada, entonces nos dirigimos en el dirección correcta. Si elegimos el amor, seguiremos la propuesta del nuevo mandamiento que Jesús nos da. Pero cuando tratamos de amar uno al otro con nuestras propias fuerzas, nos quedamos cortos de lo que Cristo nos llama a hacer. Nuestros mayores esfuerzos de amarnos unos a otros sólo pueden llévanos hasta aquí; el dar lo que podemos hasta que nos molestamos humanamente.

El amor con el que Jesús nos ama viene del Padre. Cristo explica el fundamento de su amor, diciendo: «Como el Padre me ha amado, así es que yo te he amado» (Juan 15:9).

Luego nos pasa el reto del amor con el mandamiento amarse unos a otros. Este amor por los demás se convierte en una señal de nuestro compromiso con Cristo.

El peso de amarse unos a otros es una carga más ligera de llevar cuando estamos llenos del amor del Padre por nosotros. Su amor llenará en las brechas cuando nuestros mejores esfuerzos fracasan. Cuando aprovechamos el suministro interminable del amor del Padre, seremos capaces de amar unos a otros con gracia extendida.

Padre Celestial, tu amor por nosotros se extiende más allá de la Cielos. Tu suministro es más que suficiente frente a mi escasa realidad en mi canal que se agota. Llena mi corazón y alma con tu amor para que pueda amar a los demás de manera más sensible y misericordioso. Por favor te lo pido. Gracias Señor. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: