PRESENCIA

Le dijo la mujer: Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas. Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo. —Juan 4:25-26

La comprensión no es un requisito previo para tener fe. Es posible aferrarse a una promesa cuando nos encontramos en el medio de confusión y duda. A veces nos distraemos con nuestras circunstancias. A veces estamos cegados por nuestra propia expectativas. A veces Jesús está parado justo frente a nosotros, pero estamos tan consumidos por nuestras realidades o la búsqueda de él; que no logramos reconocer su presencia.

La mujer samaritana tuvo un encuentro no planificado con un profeta judío en el pozo de Jacob. La conversación le trajo el pasado a la luz, descubrió sus preguntas y reveló su fe en la promesa de la venida del «Mesías».

Ella no sabía todo los detalles, pero ella sabía una cosa con certeza: «El Mesías vendría (Esperanza, liberación) El Cristo estaría allí, viniendo a explicarlo todo». Cuando declaró su fe en esa promesa, Jesús le reveló su verdadera identidad.

La vida nos llevará a través de valles de duda y nubes de confusión. Pero cuando tenemos fe y nos aferramos a la promesa de la venida del Mesías, podemos llegar a encontrar que Cristo era con nosotros todo el tiempo. Como versa aquel poema de “Las huellas en la arena”. (https://youtu.be/SpKuJNh1YD0)

Dios, cuando la confusión y la duda me abruman, ayúdame a poner mi esperanza en ti. Cuando estoy cegado por mi circunstancia y desafiantes realidades; dame fe para saber que estás cerca. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: