CRUZA LAS TORMENTAS

Ese día al anochecer, les dijo a sus discípulos:—Crucemos al otro lado. Dejaron a la multitud y se fueron con él en la barca donde estaba. También lo acompañaban otras barcas. Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaba a inundarse. —Marcos 4:35-37

En la vida, podemos esperar días brillantes llenos de sol, pero otros con noches lúgubres y cielos tormentosos. Estos son escenarios probables que son parte del viaje. Los giros y vueltas que experimentamos, pueden dejarnos sintiéndonos abrumados por las luchas constantes. Pero encontramos nuestra esperanza en la presencia de Dios durante las tormentas de la vida.

Jesús llevó a sus discípulos en un viaje nocturno en el lago. Había otros barcos en las mismas aguas, pero cuando los vientos se levantaron, Cristo estaba en la barca con su discípulos. Cuando las aguas subieron, Cristo estaba allí. Cuando las olas comenzaron a querer hundir la barca, Cristo estaba allí.

Vivir una vida con Cristo significa tener a Jesús con nosotros en el tormenta. Cuando llega la enfermedad, él está en nuestro bote. Cuando la pérdida nos abruma, él está con nosotros. Cuando la confusión nos invade, él es nuestro consolador. Durante la tormenta, es mejor estar en un bote con Jesús que en las aguas sin él.

Dios, que pueda encontrar mi consuelo en ti y experimentar paz a través de tu presencia. Cuando las tormentas de la vida lleguen para abrumarme, se la esperanza que me lleva al otro lado del lago enfurecido. Te lo pido amado Señor. Amén.

Una respuesta a «CRUZA LAS TORMENTAS»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: