DESEANDO A DIOS

“Aunque no lo hayas visto, lo amas; e incluso aunque no lo veas ahora, crees en él y están llenos de una alegría inexpresable y gloriosa”. —l Pedro 1:8

Otra versión más antigua dice: “a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso”

Sin duda, traes una foto de tu esposa e hijos cuando estás en un viaje prolongado. Incluso puede sacar una foto con tu teléfono antes de irte o cuando estás de viajes en algún lugar y mandarla a tu esposa o familiares en casa. La ausencia hace crecer un corazón más cariñoso, dice el viejo adagio.

Los destinatarios de la primera carta de Pedro nunca tuvieron la oportunidad para encontrarse con Jesús cara a cara, pero cuando oyeron hablar de él a través de los esfuerzos misioneros de la iglesia primitiva, algo cambió en ellos. Se encontraron amando a Jesús y llenándose de alegría mientras anticipaban una eternidad con él.

Pero así como la ausencia puede hacer que un corazón se vuelva más cariñoso, también puede producir olvido. Los destinatarios de la carta de Pedro experimentaron un crecimiento en su deseo por el Señor, no de olvido.

Y esto, ¿Por qué? Porque como lo hace un padre con una foto de su familia, sostenían la realidad de Jesús ante ellos tan a menudo como fuera posible, y esto les dio una gran alegría.

Padre, no te he visto cara a cara; pero te siento cerca mío, ayúdame a amarte aún sin verte a disfrutarte aún sin tener todo claro en mi panorama. Deseo conocerte; ayúdame a desearte más. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: