PAN DIARIO

«Danos hoy nuestro pan de cada día». —Mateo 6:11

Dios no se preocupa sólo por tus necesidades espirituales. Él está interesado y desea ser reconocido en y a través de todas las cosas; ya que él es el que lo hizo todo. Sí, y eso significa incluso la comida que comemos.

Las generaciones anteriores tenían una relación mucho más íntima con la creación, la tierra y animales que le proveían sustento vital, vivían agradeciendo diariamente por su comida. A menudo criaban y sacrificaban la carne animal que comían con gratitud y respeto. Dependían de la lluvia y del sol para tener lo suficiente o necesario. Hoy bien podemos recoger una barra de pan en el mercado, pero anteriores generaciones vieron crecer el trigo del suelo.

Así que la oración abajo podría tener un sentido más intuitivo para un grupo de judíos o cristianos de hace unos siglos. Aún así, cuando oramos por nuestro «pan de cada día», reconocemos que Dios es Dios de toda pulgada cuadrada de la creación. Recordamos que lo hizo todo y se preocupa por todos nosotros.

Y entonces recordemos que todo, incluso una rebanada de tostada por la mañana, es un regalo de gracia. Como doy gracias por mi yogurt natural y pan con tomates frescos de hoy en mi desayuno, habiendo hecho gracias a Dios mis abdominales en el gimnasio unos minutos antes.

Dios, gracias por los dones fácilmente olvidados: por la comida y amistad, familia y trabajo, por la tierra y casa donde vivo.

Señor muchas gracias por tu mana diario, tu porción espiritual. Eres muy generoso conmigo, y te agradezco por ser mi proveedor. Amén.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: