SU VOLUNTAD SE HARÁ

«Venga tu reino, hágase tu voluntad. En la tierra tal como es en el cielo». —Mateo 6:10

En el mundo antiguo, un reino era un lugar donde los valores y la forma de vida que el rey deseaba se legislaba o imponía en la práctica. Como te puedes imaginar, esto podría ser bueno o malo dependiendo de la temporada de cada Rey al mando.

Pero cuando miramos a Jesús, nos topamos con esa clase de Rey justo, Jesús es el Rey bueno y supremo. A lo largo de los Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan), él encarna un ministerio salvador, sana a los enfermos; Incluye a los marginados sociales, espirituales y raciales aún en su familia judía. En última instancia, hace un espectáculo público glorioso del poder del reinado espiritual sobre el mundo, triunfando a través de la muerte y levantándose con vida en su resurrección.

El Reino que Jesús nos propone, sus virtudes y valores, es como ningún otro. Entonces, mis estimados, aquí esta la enseñanza; medida que nos alineamos con este Dios que está más allá y cerca a la vez, debemos asumir la causa y prácticas de su reino.

Éste puede ser difícil. Dentro de cada uno de nosotros hay un pequeño gobernante que, dejado solo, establecería un reino que funcionaria solo de acuerdo con nuestros básicos pensamientos, deseos o aspiraciones, sentimientos y procesos o comportamientos biológicos. A medida que aprendemos a interiorizar las prácticas del Reino de Dios, orar como Jesús, beberíamos alinear a El y bajar nuestras angulas de mi propio reino y asumir su misión de Reino de Dios.

Ésto no significa que todos se conviertan en pastores y evangelistas, pero si en discípulos del camino. No significa que tenemos que vivir en la iglesia. Significa que nosotros, como Jesús, debe tener un corazón y vocación de servicio, para añadir valor a otros, los marginados, los diferentes a mi, el otro difícil de amar y vulnerables.

En resumen, eso significa que debemos familiarizarnos con la humildad y el sacrificio. Y significa que debemos hacer de Jesús nuestra primera lealtad: en todos los ámbitos de la vida.

Dios, dame fuerzas para vivir los valores de tu reino y trabajar por tu reino, manifestar y encarnar en mi vida e influencia las virtudes del amor, justicia, paz y misericordia de tu reino. Dame tu fortaleza para amar a mi familia, a mis compañeros de trabajo y a mi vecino. ¡Ayúdame a desear tu Reino aquí y ahora! Amén

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: