¿A veces deseas ser Diferente?

La comparación es un juego peligroso. Porque todos somos únicos

Algunas personas tienen habilidades y rasgos que nosotros desearíamos tener. ¿Te sorprendería descubrir que esas mismas personas envidian las habilidades y los rasgos que tienes? Pero supongo que es normal desear ser diferente, lo sé porque lo he hecho.

Por ejemplo, puedo recordar momentos en los que deseaba ser más alto como mi hermano. O tener mejor memoria y retentiva visual. Algunas personas pueden desear tener diferentes miembros de la familia o que sus experiencias vividas fueran diferentes. ¿Deseas que tu autocontrol sea mejor, para no seguir repitiendo el mismo comportamiento limitante o destructivo? He perdido la cuenta de las veces que he deseado la capacidad para dejar de cometer los mismos errores.

Esta mañana estaba leyendo uno de mis devocionales diarios, uno llamado JESÚS LLAMANDO, y vi este versículo: «No, no digan eso. ¿Quién eres tú, simple ser humano, para discutir con Dios? ¿Acaso el objeto creado puede preguntarle a su creador: «¿Por qué me has hecho así?»? Cuando un alfarero hace vasijas de barro, ¿no tiene derecho a usar del mismo trozo de barro para hacer una vasija de adorno y otra para arrojar basura?» [Romanos 9:20-21 NTV].

Luego, recibí un recordatorio de cuánta gracia me ha dado Dios, su favor ilimitado, incondicional e inmerecido, y cuánta gracia sigo necesitando todos los días. A continuación, leí los siguientes pensamientos del fallecido Henry Blackaby, autor del excelente estudio bíblico: Mi experiencia con Dios. Comienzo citando un pasaje que he leído muchas veces:

«Desde el principio, Dios ya sabía a quiénes iba a elegir, y ya había decidido que fueran semejantes a su Hijo, para que éste sea el Hijo mayor. A los que él ya había elegido, los llamó; y a los que llamó también los aceptó; y a los que aceptó les dio un lugar de honor» [Romanos 8:29-30 TLA].

Aunque a veces desearíamos ser diferentes, cada uno de nosotros somos producto del plan divino y perfecto de Dios. Cómo somos, y quiénes somos, y no es un error.

Blackaby continuó explicando lo que esto significa: «Tu vida es parte del gran diseño de Dios. Dios ha sabido de ti y tiene un plan para tu vida desde antes de que comenzara el tiempo. Él sabía todo sobre ti incluso antes de que nacieras». Luego citó un versículo que sigue asombrándome, Jeremías 1:5, «Te conocía aun antes de haberte formado en el vientre de tu madre; antes de que nacieras, te aparté y te nombré mi profeta a las naciones».

Dios predeterminó que llegarías a ser como Su Hijo. Tu vida, por tanto, tiene un destino. Cristo es el modelo sobre el que el Padre desarrolla tu vida. Debes tener una relación con el Padre tan íntima como la relación entre Jesús y el Padre [ver Juan 17:21]. Cada evento que Él permite en tu vida está diseñado para hacerte más como Cristo.

¡El llamado de Dios llegó cuando te invitó a unirte a Él en el proceso! Su llamada fue extremadamente personal, diseñada específicamente para su respuesta. ¡Qué maravilloso darte cuenta de que, en un momento particular de la historia, Dios todopoderoso te habló personalmente y te invitó a convertirte en Su hijo!

No importa cuál sea nuestro trabajo, como alto ejecutivo, gerente, supervisor, vendedor minorista, artesano, constructor, agricultor, educador, músico, ingeniero, abogado, médico, desarrollador, mecánico o limpieza que hagas, técnico o lo que seamos, somos mucho más que el tipo de trabajo que hacemos. Como dice Romanos 8:29, Dios nos predestinó a ser «hechos conformes a la imagen de su Hijo». Más que nada, cuando la gente nos ve, Dios quiere que vean a Cristo. Y ser diferente es como Él permite que las personas lo vean de diferentes maneras.

Cuestiones Para Reflexión/Discusión

1. Para retomar la pregunta inicial, ¿alguna vez has deseado ser diferente? Si por ti fuera, ¿de qué manera te gustaría cambiar?

2. ¿Cuál puede ser el efecto de tener envidia de los demás, desear ser como ellos en términos de su personalidad, rasgos, habilidades o dones? ¿Puede ser productivo de alguna manera comparar quiénes somos con lo que vemos en otras personas? Explica tu respuesta.

3. En el primer pasaje citado, Romanos 8:29 dice que estamos «predestinados [por Dios] para ser hechos conformes a la imagen de Su Hijo». ¿Qué crees que esto significa? ¿Y cómo se puede aplicar eso a la forma en que abordamos nuestros trabajos y responsabilidades en el lugar de trabajo?

4. Otro versículo, Jeremías 1: 5, cita a Dios haciendo la declaración: «Antes que te formase en el vientre te conocí, antes que nacieras, te aparté…». ¿Cómo entiendes lo que esto significa y —al pensar en ello— cómo te hace sentir?

NOTA: Si tienes una Biblia y te gustaría leer más, considera los siguientes pasajes:Isaías 29:13-16, 64:8; Jeremías 29:11-13, 33:2-3; 1 Corintios 3:9; Efesios 2:10

https://fb.watch/aVBTHhfOEy/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: